El bono gratuito de transporte local deja de tener validez desde el 1 de enero

El Ayuntamiento enviará una carta a los usuarios de los bonos gratuitos de transporte local, de acuerdo con el Consorcio Regional de Transportes de Madrid (CRTM), para comunicarles que estos dejan de tener validez desde el próximo 1 de enero de 2017 debido a la deuda que el Consistorio mantiene con el CRTM y a la falta de un reglamento que los regule. Igualmente se les informará de que la tarjeta sigue siendo válida y se podrán cargar en ella tanto los abonos personales de 30 días, como el abono anual de transporte.
Fecha: 15 de Diciembre de 2016

Con este motivo, el Ayuntamiento deja de tramitar las tarjetas de transporte que hasta ahora venía efectuando. La Oficina de Gestión del Consorcio Regional de Transportes continúa prestando servicio en el edificio de la Concejalía de Urbanismo y Movilidad los martes y jueves de 10.00 a 14.00 horas, donde además de ofrecer información a los usuarios, se pueden tramitar las tarjetas personalizadas de transporte público sin contacto en las que cargar las distintas modalidades de abono de las que dispone el Consorcio Regional.

El actual sistema por el que casi 5.000 valdemoreños disponían gratuitamente de este bono que financia íntegramente el Ayuntamiento, se hace insostenible por diversos motivos: la deuda de más de 150 millones de euros acumulada por el Consistorio a lo largo de los últimos años, los 6,5 millones que el Ayuntamiento adeuda al Consorcio Regional de Transportes y la carencia de una ordenanza específica que regule la concesión de estos bonos.

El transporte urbano es un servicio público cuyo déficit de tarifa es sostenido a partes iguales entre el Consorcio de Transportes y el Consistorio a través de los impuestos de los ciudadanos. Esto supone, en el caso de Valdemoro, que el Ayuntamiento debe pagar este año más de 815.000 euros por su red de transporte urbano, cantidad que incluye los 345.000 euros de los bonos gratuitos.

Igualmente se está informando en estas cartas de las alternativas que los usuarios disponen dentro de las tarifas bonificadas que el Consorcio Regional de Transportes mantiene para diversos colectivos, como los mayores de 65 años, los menores de 7, las personas con un grado de discapacidad igual o superior al 65%, los beneficiarios del Programa para la Activación del Empleo o las familias numerosas en cualquiera de sus grados.

El alcalde, Guillermo Gross, recordó en rueda de prensa esta mañana que el origen de estos bonos gratuitos de transporte urbano se remonta a 2005 "cuando se creó una tarjeta magnética y personalizada que sustituyó a los bonos de diez viajes que se proporcionaban a los socios del Centro de Mayores para facilitar su desplazamiento al centro. Se concedían también a pensionistas o mayores de 65 años y sus cónyuges, así como al personal de los Cuerpos de Seguridad del Estado en reserva y al colectivo de personas con discapacidad. Llegó a tener 9.000 beneficiarios que podían viajar gratis en las cinco líneas de autobuses que existían entonces, sin fecha de caducidad ni necesidad de renovación. La tecnología sin contacto propició situar el número de tarjetas en torno a las 4.900 actuales".

Otro de los motivos de la supresión de estos bonos es la carencia de una ordenanza específica que los regule, ya que tal y como establece la Ley, es necesario que todas las subvenciones que el Ayuntamiento otorgue cuenten con el adecuado respaldo normativo y jurídico.

Según Gross "las condiciones que se han aplicado para la obtención de este bono gratuito de transporte urbano no han contemplado nunca criterios económicos ni la corresponsabilidad mediante la cofinanciación del abono entre el usuario y la Administración y no consta aprobación de unas bases reguladoras o una ordenanza que haya establecido los requisitos de acceso ni la tramitación de los bonos municipales de transporte, ni tampoco aparecen como subvenciones en los presupuestos anuales".

MÁS INFORMACIÓN