Compatibilizar el disfrute del deporte y el ocio refrescante que proporciona la natación con la necesidad de extremar las medidas de higiene para garantizar la salud de los bañistas en el marco de la pandemia por COVID-19 es el objetivo que ha guiado al Ayuntamiento a la hora de establecer la apertura de las piscinas de verano desde el 1 de julio hasta el 6 de septiembre, tras haber sido sometida a un profundo proceso de desinfección. El aforo máximo será de 324 personas y la venta de entradas será exclusivamente por internet, donde se podrán adquirir desde el 26 de junio.