Con música, poesía, palabras, aplausos y algunas sorpresas, en una plaza de la Constitución enmarcada por 2.600 velas y en presencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y de toda la Corporación, Valdemoro vivió ayer una noche de emoción y gratitud en homenaje a las víctimas de la COVID-19, al personal sanitario y a quienes con su trabajo o su solidaridad hicieron posible el confinamiento.