Recomendaciones para proteger la salud ante la primera ola de calor

La Comunidad de Madrid ha activado hoy el nivel de alerta 2 (alto riesgo) ante la previsión de que las temperaturas superen los 38,5 grados desde hoy y hasta el domingo. Con el propósito de prevenir los efectos del calor, se recomienda protegerse del sol, beber agua con frecuencia o permanecer en casa las horas centrales del día, unas precauciones que es preciso extremar en el caso de la población más vulnerable como la infantil, los mayores y las personas con enfermedades crónicas.
Fecha: 13 de Julio de 2017

En el portal www.madrid.org/calorysalud se puede acceder al boletín diario que informa del nivel de riesgo previsto cada día, explica qué es el golpe de calor y ofrece pautas de actuación ante esta situación.
El nivel 0 indica normalidad (sol verde) y se establece cuando las temperaturas son inferiores a 36,6ºC. El nivel 1 activa la alerta de precaución (amarillo) cuando la temperatura es igual o superior a 36,6ºC (sin que haya más de tres días consecutivos con esta temperatura). El alto riesgo se produce con el nivel 2 (rojo), que indica que la temperatura es igual o superior a 38,6ºC ese día o alguno de los cuatro siguiente o se prevén más de tres días consecutivos con temperaturas máximas iguales o superiores a 36,6ºC.

RECOMENDACIONES: PROTEGERSE DEL SOL, BEBER AGUA, COMER FRUTAS
Ante la ola de calor hay que protegerse frente a las radiaciones solares y beber agua con frecuencia, aunque no se tenga sed. Evitar el alcohol, las bebidas con mucha cafeína y las comidas copiosas y calientes, permanecer en casa en las horas más calurosas o consumir más frutas y verduras son otras de las medidas que se deben adoptar.
En caso de que haya que salir a la calle, se aconseja permanecer en la sombra, cubrirse la cabeza con un sombrero o gorra y utilizar ropa ligera y de colores claros. En las casas, se recomienda bajar las persianas y los toldos de las fachadas en las que incida el sol y mantener en frío los alimentos para evitar los brotes derivados de su mala conservación.

GOLPE DE CALOR: ALTA TEMPERATURA CORPORAL Y CONFUSIÓN
El golpe de calor es el riesgo más grave de una exposición prolongada al sol. Algunos de los síntomas son el aumento de la temperatura del cuerpo (hasta 40ºC), piel enrojecida, dolor de cabeza, náuseas, confusión… En estos casos es preciso llamar inmediatamente al teléfono 112 o a la asistencia sanitaria más cercana; mientras llega el servicio de urgencias, hay que refrescar el cuerpo mediante sábanas mojadas o cualquier otro método y mantener a la persona tumbada.

POBLACIÓN ESPECIALMENTE VULNERABLE
La población más expuesta a los riesgos de las altas temperaturas son los bebés y niños pequeños, las personas con enfermedades mentales, cardiovasculares, respiratorias crónicas, renales, diabetes, hipertiroidismo u obesidad mórbida, y aquellas que toman determinadas medicaciones. También se encuentran en este grupo, los mayores que vivan solos, hayan estado ingresadas recientemente o sufran alguna enfermedad o invalidez grave; estos deben recibir ayuda diaria de familia o vecinos o solicitar la atención de los Servicios Sociales. Así mismo los deportistas y trabajadores al aire libre en horas de calor extremo deben evitar realizar actividades entre las 12.00 y las 18.00 horas y procurar llevar ropa adecuada, utilizar crema protectora, gafas, gorra, beber agua y bebidas isotónicas, iniciar el ejercicio de forma gradual y estar atento a los síntomas de una posible insolación o golpe de calor. Si la temperatura supera los 30º C y la humedad es igual o superior al 80% no se debe practicar deporte.

CONSULTAR NIVEL DE RIESGO PREVISTO