mar, 29 dic 2020 12:14:00
Enero es sinónimo de rebajas, un periodo que permite adquirir artículos a precios más económicos que el resto del año. Además en este mes se produce un repunte en los cambios y devoluciones de regalos navideños. Por este motivo, la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) ofrece consejos útiles para ambos contextos.

Todo sobre las rebajas
La clientela debe saber que este tipo de ventas tiene que ajustarse a unos requisitos relativos a la garantía (dos años), la calidad o el etiquetado (con el precio anterior y el rebajado) y a una política de devoluciones.
Un establecimiento que anuncie en su escaparate que está en periodo de rebajas debe tener como mínimo la mitad de sus productos rebajados; si son menos no se puede anunciar como tal o estará dando una información errónea, que puede inducir a pensar que la mayoría de los productos de la tienda están rebajados, cuando no es así. La duración de este periodo tiene que exhibirse en un lugar visible al público incluso cuando la tienda esté cerrada.
Para que un artículo se considere rebajado, la etiqueta debe contener el precio con IVA tanto anterior como nuevo y, en caso de que hubiera algún error, se debe cobrar el importe inferior. Además debe cumplir todas las normas de calidad y etiquetado y haber estado previamente incluido en el establecimiento en condiciones de precio ordinario.
Las ventas de liquidación (material a precio más bajo por cierre o cambio de negocio) y los saldos (género de temporadas pasadas o con taras) no se consideran rebajas. Se pueden simultanear, pero las mercancías tienen que estar expuestas en lugares diferentes y claramente diferenciadas.
Por otro lado, el consumidor debe saber que, al igual que sucede fuera de rebajas, los productos tienen una garantía de dos años  y el establecimiento está obligado a aceptar la devolución si tiene un defecto de fábrica y a anunciar claramente la política de cambios por otras causas. Igualmente, el comercio debe informar de las formas de pago o cobros adicionales, como arreglos, e indicar los precios detallados.

Cambios y devoluciones: aspectos a tener en cuenta
La OMIC recuerda que la ley obliga a aceptar cambios y devoluciones de productos que tengan algún defecto o tara de fábrica o adquiridos a distancia (internet o teléfono) por el derecho de desistimiento. En el resto de los casos es el comercio el que establece sus propios criterios.
En los que admiten cambios en productos no defectuosos (por motivo de talla, color o modelo), hay que informarse de los plazos o la posibilidad de recuperar el dinero en metálico u obtener vales de compra. En las franquicias o tiendas con varios puntos de venta, se aconseja comprobar si se puede hacer la devolución en cualquier local de la marca o solo en el lugar de la compra. En ocasiones, las prendas de ropa interior, artículos de higiene, vestidos de fiesta y objetos que puedan ser reproducidos o copiados -como libros o discos- suelen estar excluidos de las devoluciones.
Para evitar problemas al realizar los cambios o devoluciones, hay que exigir siempre el tique o factura y guardarlo, ya que es imprescindible para poder llevar a cabo cualquier cambio o devolución.
Quienes opten por internet o por hacer sus adquisiciones fuera del establecimiento, incluso en periodo de rebajas, deben saber que existe el derecho de desistimiento, por el cual podrán renunciar a la compra en un plazo de 14 días desde la fecha en que se recibe la mercancía. El establecimiento deberá efectuar el reembolso de lo pagado a través del mismo medio utilizado por el consumidor o el que sea de su preferencia. Este, por su parte, deberá abonar los gastos de envío de devolución del producto.
En cuanto a la publicidad, cuando un establecimiento anuncia a través de cualquier medio que si la clientela no queda satisfecha le devuelve el dinero, debe cumplirlo.
Finalmente, la OMIC recuerda que todos los productos nuevos tienen dos años de garantía y, en caso de detectar una tara o defecto en el mismo, el comprador puede exigir su reparación, su sustitución o incluso una rebaja en el precio.

Hojas de reclamaciones
La OMIC advierte de que siempre que no se respeten los derechos de las personas consumidoras y surjan problemas, se puede solicitar una hoja de reclamaciones en el establecimiento y presentarla, una vez cumplimentada, en este servicio municipal gratuito.
Además recomienda comprar en establecimientos adheridos al Sistema Arbitral de Consumo, una fórmula gratuita y efectiva de resolución de conflictos entre el comercio y el cliente.

OMIC
• Atención presencial (consultas y reclamaciones) y registro:
 es preciso solicitar cita a través de la web municipal (https://sede.valdemoro.es/catalogo-citaprevia) el teléfono o el correo electrónico.
• Atención telefónica: 91 809 96 78. De lunes a viernes, de 9.00 a 14.00 h.
• Correo electrónico: [email protected]