Saltar al contenido

$htmlUtil.escape($Titulo.getData())
Exposiciones, conferencias, un concierto, rutas teatralizadas, concursos y toda una Feria Barroca son algunas de las actividades con las que Valdemoro rinde homenaje a uno de sus hijos más ilustres, Diego de Pantoja, en el cuarto centenario de su muerte. Este jesuita e intelectual fue el primer español que accedió a la corte de la dinastía Ming, en la hermética Ciudad Prohibida, y contribuyó a acercar China y España. El Ayuntamiento de Valdemoro ha programado todo un año de actividades y propuestas para conmemorar esta efeméride.

$htmlUtil.escape($Titulo.getData())
El Ayuntamiento de Valdemoro, a través de la Concejalía de Cultura, Juventud y Patrimonio Histórico, convoca el XXXI Concurso de Cuento y el XVIII Concurso de Ilustración infantiles y juveniles con el tema ‘Un cuento chino. Elige tu propia aventura en China y emula a Diego de Pantoja', un argumento en torno al que tendrán que trabajar los chicos y chicas que estudien de 3º a 6º de Primaria y se presenten a los dos certámenes en cualquiera de las dos categorías (A: 3er y 4º curso. B: 5º y 6º). El plazo de entrega de obras es del 24 de septiembre al 27 de octubre.

$htmlUtil.escape($Titulo.getData())
El alcalde, Serafín Faraldos, y el concejal de Cultura, Raúl González, han asistido hoy en el Instituto Cervantes a la inauguración del Año Diego de Pantoja, en homenaje a un personaje fundamental para las relaciones entre China y España, importantísimo precursor de los intercambios culturales y de la difusión del conocimiento entre ambos mundos.

Valdemoro acaba de saldar una deuda histórica con uno de sus hijos más ilustres, el misionero jesuita Diego de Pantoja (1571-1618), una figura que ha permanecido a la sombra de su contemporáneo, el también jesuita Matteo Ricci, pero de una trascendencia fundamental en el origen de las relaciones entre Oriente y Occidente. Los más de 20.000 valdemoreños que utilizan a diario el servicio de Cercanías, verán el monolito que el Ayuntamiento ha dedicado al padre de la sinología con el que se nomina la glorieta situada en este extremo del paseo de la estación.