Publicador de contenidos

Volver a la página índice
« Atrás

Valdemoro duplica la atención social a los más necesitados por la crisis del COVID-19

mar, 05 may 2020 05:59:00
$htmlUtil.escape($Titulo.getData())
El Ayuntamiento ha reforzado los Servicios Sociales municipales para atender la demanda de alimentos y productos de higiene de las familias más necesitadas, aquellas que están o puedan estar en riesgo de exclusión social a causa del COVID-19. En este sentido ha habilitado un segundo espacio en el Pabellón Deportivo Juan Antonio Samaranch, dependiente del Centro Social Vicente Ferrer, y ha reforzado estos servicios con ocho empleados públicos desplazados desde otras áreas municipales.
Hasta el 13 de marzo se atendían en la sede del centro ubicado en el 117 de la avenida de España las necesidades de 135 familias que garantizaba cobertura esencial a 387 personas. Sin embargo, en el último mes las demandas de ayuda han supuesto 65 nuevas derivaciones desde los Servicios Sociales, lo que implica dar cobertura a otras 342 personas más, el 34% de ellas menores de 18 años. Este incremento de usuarios y las medidas de seguridad sociosanitarias para atender a estas 200 familias hizo necesario duplicar los espacios de entrega y agilizar con ello los trámites.
El Centro Social Vicente Ferrer acumula una amplia experiencia en la atención a familias necesitadas y es uno de los principales instrumentos de intervención con el que cuenta el Ayuntamiento de Valdemoro y sus Servicios Sociales. Son los encargados de entregar lotes de alimentos no perecederos, de higiene personal o para la limpieza de las viviendas, fundamentalmente lejía y otros productos desinfectantes.
Al no haber atención presencial debido a las medidas contra la pandemia del coronavirus, Servicios Sociales ha habilitado dos vías de contacto para aquellas personas que necesiten ayuda urgente de alimentos o productos básicos de higiene personal o de limpieza del hogar.
A través del teléfono 918 099 639 o del correo electrónico ssociales@ayto-valdemoro.org estas personas se ponen en contacto con el equipo multidisciplinar que evalúa su situación y le asigna una cita con fecha y hora donde se les hace la entrega de los productos.
El incremento de los efectivos humanos y la apertura de otro espacio de recogida permite duplicar la atención con las adecuadas medidas de seguridad.
En este sentido ya desde el 12 de marzo se modificó el procedimiento de entrega para adaptarlo a la nueva situación, estableciendo cita previa a las familias con intervalos de 10 minutos entre ellas.
Además de la mejora de la atención con la apertura desde ayer lunes de este segundo espacio ubicado en las dependencias del Pabellón Juan Antonio Samaranch y el refuerzo del personal con la incorporación de ocho empleados municipales, desde el inicio de la pandemia causada por el COVID-19 el Consistorio ha tomado otras medidas excepcionales. Para mejorar la entrega de alimentos ha agilizado la evaluación de las familias, que en caso de ser una actuación de emergencia es inmediata.
Además, en las últimas fechas ha hecho un importante acopio de alimentos y productos de higiene y limpieza con cargo al presupuesto municipal que han supuesto un desembolso cercano a los 5.000 euros, empleados en adquirir en establecimientos locales productos de higiene como gel, champú, pasta y cepillos de dientes, papel higiénico o de limpieza como leJía, detergente o
lavavajillas y cerca de 2.000 kg de alimentos tanto perecederos como no perecederos.
A estas cantidades hay que sumar las aportaciones de Banco de Alimentos por el acuerdo que mantiene con el municipio desde 2015, que en abril se han duplicado hasta los 6.000 kg de alimentos y se está gestionando un nuevo acuerdo excepcional para atender también las necesidades de entrega en el Samaranch.
Igualmente están las realizadas por empresas como Alcampo, que la última semana de abril ha añadido a las habituales que realiza cada mes 2.000 nuevos kilos de alimentos y de productos de higiene y las donaciones de las empresas que atienden los comedores de los centros escolares públicos Vicente Aleixandre, Nuestra Señora del Rosario, Alarcón, Fuente de la Villa,
Leonor del Álamo, Muñoz Torrero y Román Baillo además de los concertados Valle del Miro y Nobelis.
Por su parte la empresa sueca radicada en Valdemoro OATLY donó en los primeros días del estado de alarma cinco palés de batidos y también han llegado aportaciones de diferentes grupos políticos locales, concejales de Ciudadanos, Partido Popular y Vox y del movimiento ciudadano ‘Fuerza Valdemoro' y AVALSO. Precisamente, con esta asociación se está preparando retomar el servicio de comida en las cocinas del Vicente Ferrer cuando el Gobierno levante las actuales medidas de restricción, previsiblemente a partir de junio.
Para el alcalde, Sergio Parra, "atender las necesidades de estas familias es una prioridad absoluta porque la solidaridad tiene que llegar a todos; tenemos la obligación de asegurar que a las familias más vulnerables no les falte lo más básico como la comida o lo necesario para su aseso personal y, en las actuales circunstancias, también los productos de limpieza que garantizan su seguridad frente al virus".
El Primer edil también indicó que "el aumento de la demanda nos ha llevado a la apertura de un segundo espacio gestionado por el Vicente Ferrer y a sumar efectivos humanos, puesto que este centro se está confirmando como uno de los mejores instrumentos con los que contamos para
asegurar que la solidaridad de los ciudadanos y de las empresas llega a los que más lo necesitan".