Los mayores en La senda del Greco

Toledo se ha convertido este año en uno de los destinos más atractivos para visitar. La ciudad histórica, Patrimonio de la Humanidad, rinde homenaje a Doménico Theotocópuli (1541-1614) con motivo del IV centenario de su muerte y ha organizado un amplio e interesante programa cultural en torno a su ciudadano más ilustre. La mayor exposición antológica del pintor que se haya hecho nunca es una de las propuestas más destacadas.

Debido al interés que la figura y obra del Greco despierta, el Centro de Mayores organizó el 2 de abril una visita a la ciudad de las Tres Culturas en la que participaron cerca de un centenar de viajeros. El grupo, dividido en dos autobuses, realizó un primer tour  por el entorno geográfico de la ciudad, paisaje que el Greco plasmó en Vista de Toledo que el Metropolitan Museum de Nueva York ha prestado para la ocasión.  

El guía local fue descubriendo al grupo durante el recorrido, la historia de la ciudad, de los edificios más emblemáticos, sus murallas o los típicos Cigarrales emplazados en los parajes más singulares, con espléndidas vistas del cauce del Tajo y los puentes y puertas de acceso a la ciudad.

La visita continuó a pie  -bajo un cielo oscuro que recordaba a los del Greco- desde la plaza de Zocodover  por callejuelas, callejones y cobertizos donde se ubican muchos de los edificios religiosos de la ciudad, entre ellos la Catedral,  y finalizó en esa misma plaza, centro neurálgico y punto de referencia tanto para turistas como para los propios toledanos.

Unos días antes del viaje, el profesor Ignacio Despujol, de la Universidad Pontificia de Comillas, pronunció una conferencia sobre el Greco en el Centro de Mayores ante un aforo concurrido y muy atento. Despujol habló de su formación en Roma y Venecia, su llegada a España para conseguir el favor de Felipe II y su traslado a Toledo en 1577; también de su estilo, los blancos y negros, la ausencia de perspectiva… También hizo una breve semblanza de su producción pictórica, deteniéndose en el Entierro del Conde de Orgaz, una de sus obras más conocidas.En la excursión estaba incluida la entrada a la exposición El griego de Toledo. Pintor de lo visible y lo invisible, instalada en el Museo de Santa Cruz, una extensa colección de cuadros de todas sus épocas, procedentes de numerosos museos  y colecciones privadas. Además de sus pinturas y conjuntos, como la reproducción de la capilla Ovalle, la exposición incluye la reproducción de sus propias palabras, verdadero testimonio del carácter del pintor, hoy referente de la pintura y el arte europeos.

El grupo, del que formaban parte la profesora del taller de pintura del Centro de Mayores y un numeroso grupo de alumnos además de la concejala del área, Josefina Nieto, seleccionó de entre las 75 obras expuestas  La Verónica, San Pedro, Santiago el Mayor de peregrino, el soplón y, sobre todo, la dama del armiño.  Este cuadro destaca sin duda del resto de retratos expuestos, la mayoría figuras masculinas ataviadas con oscuros ropajes como El caballero de la mano en el pecho, o el Retrato de un caballero anciano (autorretrato).

Tras el necesario descanso para el almuerzo, la visita continuó por la tarde. Algunos viajeros optaron por la Casa del Greco, donde vivió y trabajó en su taller el griego de Toledo, un singular edificio que alberga algunos cuadros de la serie Apostolado, la más destacada de su producción artística.

Otros, admiraron El entierro del Conde de Orgaz en la Parroquia de Santo Tomé. Frente al lienzo de 4,80 x 3,60 metros buscaron al Greco y a su hijo entre los caballeros y lo que más llamó su atención fue el roquete del sacerdote de espaldas y la belleza del conde fallecido.

Un desafortunado accidente, al principio del viaje, impidió a Carmen y a su marido disfrutar de esta jornada cultural en Toledo que forma parte de las actividades que el Ayuntamiento programa para mayores del municipio. Algunos ya manifestaron que este acercamiento a la figura del Greco les supo a poco y proponen ampliarlo con la exposición El Greco y la Pintura Moderna que estará en el Prado entre el 24 de junio y el 5 de octubre, una selección de veinticinco obras del maestro cretense, junto a más de setenta obras modernas, donde se pondrá de manifiesto la complejidad y riqueza de la influencia del Greco en los impresionistas, en un periodo de transformaciones radicales de la pintura.

Imágenes