El ‘Capitán Duque’, maestro de guardias civiles, ya tiene su calle en Valdemoro

El callejero de Valdemoro cuenta desde hoy con una calle dedicada al Capitán Duque, maestro e instructor de guardias civiles durante décadas en el Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada. El pasado mes de mayo, la Corporación acordó por unanimidad devolver a Francisco Duque Reboto el reconocimiento y cariño que le tienen sus vecinos dedicando una calle en su memoria por más de medio siglo de servicio público.
Fecha: 03 de Julio de 2018

En la inauguración de la calle que lleva su nombre, Francisco Duque ha estado acompañado por su familia, entre cuyos miembros se encuentra el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, ediles de la Corporación, alumnos y compañeros del Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada, entre los que se encontraba su actual director, Rafael Morales, y numerosos vecinos y vecinas.

La calle Capitán Duque es una vía peatonal que linda con el Colegio de Educación Infantil y Primaria Nuestra Señora del Rosario, una ubicación que en palabras del alcalde, "no es casual ya que, precisamente en ese centro, ejerce como maestra una de las hijas de Francisco Duque".

Faraldos ha recordado la intensidad con la que ha vivido y aún vive el Capitán Duque: "ha sido jinete, deportista, guardia civil, padre, esposo, profesor, tío de astronauta y ahora también tío de ministro, doble y figurante de cine, y hasta una carrera solidaria organizada por el Colegio de Guardias Jóvenes lleva su nombre". También justificado el homenaje que hoy le rinde el municipio al reconocer que "cuarenta y dos años dedicados a la Guardia Civil y a Valdemoro son más que suficientes, para premiar a un nieto, sobrino e hijo de militares que lleva la Benemérita prendida en el alma y que fue guardia por vocación. No podía ser de otro modo en un lugar tan emblemático y  tan unido a la Guardia Civil como Valdemoro".

Pedro Duque ha agradecido el homenaje de la Corporación y de los vecinos y vecinas de Valdemoro "y que compensa los muchos años de servicio público de mi tío y padrino, el Capitán de Valdemoro". Duque, también ha agradecido el respeto y cariño del municipio a una saga familiar ante lo que ha reconocido que "ya somos todos de Valdemoro".

Un emocionado Francisco Duque ha repartido agradecimientos a la Corporación, por denominar una calle con su nombre, a su "no sé que decir, si sobrino, astronauta o señor ministro", a sus superiores, compañeros en el Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada y a todos los vecinos y vecinas del municipio. También ha tenido un recuerdo especial para los ‘polillas' que han pasado por su magisterio. Las palabras más emotivas del capitán Duque han estado dirigidas a su esposa Julia, "siempre callada y sacrificada, que no ha venido por su enfermedad". Duque ha repasado los pilares de una vida que ha reconocido ha estado fundada "en forma de servir, servir y servir y en dejar como herencia la cabeza alta y los bolsillos vacíos".

Ficheros disponibles