El socialista Serafín Faraldos, nuevo alcalde de Valdemoro al prosperar la moción de censura

La moción de censura que los grupos municipales PSOE, Ganemos ahora Valdemoro, Proyecto TUD e Izquierda Unida plantearon al Gobierno de Ciudadanos encabezado por Guillermo Gross ha prosperado tras obtener el apoyo de los 13 ediles que la impulsaron por lo que el socialista Serafín Faraldos se ha proclamado automáticamente alcalde de Valdemoro, con los votos en contra de Ciudadanos y PP y la abstención del concejal no adscrito.
Fecha: 18 de Julio de 2017

Tras las votaciones, el nuevo regidor prometió el cargo con la fórmula legal y el siguiente compromiso personal: "prometo servir a mi pueblo como valdemoreño que soy y hasta que ustedes lo decidan". A continuación sus primeras palabras han sido para "quienes lucharon contra la corrupción", ha mostrado su gratitud al resto de grupos políticos que han hecho posible el triunfo de la moción por "haberlo hecho todo fácil", así como al resto de concejales socialistas. 

Así mismo, afirmó que va a trabajar para los 75.000 vecinos y vecinas de Valdemoro con el fin de "no dejar a nadie atrás" y, en este sentido, concluyó su intervención abriendo el Consistorio a los vecinos, con un rotundo "nunca más un Ayuntamiento sin su gente". 

La sesión se desarrolló con total normalidad en el salón del Pleno y fue seguida desde el Teatro Municipal Juan Prado por más de dos centenares de personas aunque se produjeron algunos problemas técnicos que afectaron a la retransmisión por streaming.

Tras la constitución de la mesa de edad, presidida por Fernando González de la Calle (GaV) y con Raquel Cadenas Porqueras (C´s) como vocal, ha intervenido el candidato a alcalde defendiendo que la moción goza del máximo respaldo democrático ya que el acuerdo alcanzado "gracias a la capacidad de diálogo y la generosidad de cuatro grupos políticos, representa a 16.000 vecinos y vecinas".

Se dirigió al regidor de Ciudadanos afirmando que su figura "obstaculiza el normal funcionamiento del Ayuntamiento" aunque le agradeció su "dedicación y el empeño que habrá puesto por solucionar los problemas". También le recordó que se había comprometido "a hacer cosas que no ha hecho". 

También tuvo palabras para el PP al que tachó de irresponsable y de haber permanecido como una "estatua de sal durante estos dos años de legislatura".

Seguidamente tomó la palabra el alcalde saliente, Guillermo Gross, que defendió la gestión del Gobierno que ha presidido desde el 13 de junio de 2015 pese a las dificultades que suponían lo reducido del equipo y la "delicada situación moral y material" del Consistorio a la que se enfrentaron. Aseguró que han vivido una continua "obstrucción y bloqueo por parte de la Oposición" pese a la que han conseguido "reducir la deuda y optimizar el gasto sin aumentar la presión fiscal y sin reducir servicios", al tiempo que han logrado materializar el Parque de Bomberos, el CEIP Muñoz Torrero o avanzar en la ampliación del IES Neil Armstrong, entre otros. 

Gross criticó la postura del PP de la que dijo que había apostado por el "cuanto peor, mejor" y el liderazgo de Faraldos para terminar agradeciendo la profesionalidad de muchos trabajadores municipales y el apoyo de su partido, así como  pidiendo perdón por los errores y asegurando que ser alcalde es "uno de los mayores privilegios y honores que una persona puede tener" y que seguirán trabajando por Valdemoro desde la Oposición.

Por lo que respecta a las intervenciones del resto de grupos promotores de la moción de censura tuvieron una línea muy similar. Santiago Fernández, de Ganemos, habló de "parálisis" en la gestión y de "deterioro social" además de enumerar una serie de cuestiones en las que, a su juicio, no se ha trabajado, tales como la auditoría, la limpieza de las calles, el Centro de Protección Animal o la emergencia habitacional entre otras. Así mismo hizo mención a las "mociones guardadas", carencia de impulso a la participación ciudadana y a los Servicios Sociales. Y ya, mirando hacia el futuro, habló de una gestión constructiva apoyada en las asambleas vecinas y en el diálogo y los acuerdos con otros grupos. 

En representación del Proyecto TUD intervino Antonio González que basó su apoyo a la moción en el hecho de haber "perdido la confianza" en el Gobierno del que dijo haber echado en falta un mayor talante negociador y la falta de alternativas. Como contrapartida, reivindicó la postura de su grupo con propuestas como un plan de crisis y un gobierno inclusivo. Se dirigió al PP criticando su pasividad y habló de la corrupción como "el peor sistema de absolutismo".

Finalmente, Raúl González, de Izquierda Unida, calificó estos dos años de legislatura como de "continuismo neoliberal" durante la que, dijo, "no se han solucionado los problemas de los más necesitados", En este sentido recordó "la retirada de la tarjeta de transporte para personas con discapacidad y jubiladas, la subida de los precios públicos y del IBI, los recortes en políticas sociales o la inacción frente a la deuda", entre otros.

El portavoz del Partido Popular, David Conde, negó las afirmaciones que en relación a la reducción de la deuda y a los logros de estos dos años había realizado Guillermo Gross y recalcó que "no han afrontado con valentía los contratos cuestionados". Igualmente criticó el apoyo del TUD a un gobierno de izquierdas. 

Raquel Cadenas aprovechó su turno como portavoz de Ciudadanos para incidir en el mensaje del alcalde saliente, que amplió con realizaciones de su Gobierno: "aparcamiento de la estación, mejora de las piscinas de verano, parque de bomberos, declaración del convento de las clarisas como Bien de Interés Cultural, modernización de la administración, portal de transparencia, etc". 

El concejal no adscrito, Pedro Serrano, fue el que realizó una intervención más corta. Pidió respeto y seriedad y afirmó: "el tiempo empieza a contar desde ya". Su discurso concluyó con un "enhorabuena y a trabajar".

Finalizadas las intervenciones y concluida la votación, que se saldó con 13 votos a favor, 11 en contra y una abstención, Serafín Faraldos prometió el cargo y recibió el bastón de mando -una makila o bastón vasco, regalo de una diputada socialista- de manos de Guillermo Gross.

Finalizada la sesión, el regidor, acompañado por los ediles de su grupo, además de los del GaV e IU con los que formará Gobierno, se trasladaron al Teatro Municipal Juan Prado para saludar a los vecinos de Valdemoro que se habían congregado allí para ver la emisión del Pleno. 

Ficheros disponibles