Con el fin de ofrecer recursos emocionales y psicológicos a las personas que han perdido un ser querido en el contexto de las restricciones establecidas por el estado de alarma y confinamiento derivado de la crisis del COVID-19, tanto desde el Ministerio de Sanidad como desde los centros de salud se están facilitando diversas recomendaciones para sobrellevar estas circunstancias de la mejor manera posible.

En ambos documentos se dan pautas que pasan por expresar los sentimientos y el sufrimiento tanto verbalmente como por escrito, recordar los momentos de complicidad y alegría vividos con la persona fallecida y planificar la despedida ritual que se le hará cuando finalicen las limitaciones y la distancia social.

El Ministerio de Sanidad ha elaborado un documento fundamentalmente visual, con mensajes sencillos y directos.

Por su parte, el archivo creado por un grupo de profesionales de la piscología, la sanidad y el trabajo social con experiencia en ámbito del duelo y el fin de la vida -que es el que se distribuye desde los centros de salud, facilitado por la Comunidad de Madrid- es más exhaustivo e incluye consejos psicológicos y de autocuidados (alimentación, ejercicio…) no solo para quienes han sufrido la pérdida sino también para quienes quieran acompañarles en estos difíciles momentos, de una forma saludable tanto física como mentalmente.

Se detiene además en los distintos públicos -niños y niñas, adolescentes, embarazadas, personas con discapacidad, integrantes de las Fuerzas de Seguridad, personal sanitario, de Servicios Sociales o farmacias- ofreciendo consejos para dirigirse y apoyar a cada uno de estos colectivos. También propone distintas fórmulas de despedidas simbólicas, entre otros contenidos.