A partir del 21 de mayo, las personas de 6 años de edad en adelante estarán obligadas a llevar mascarilla en espacios públicos, ya sean cerrados o al aire libre, siempre que no se pueda garantizar la distancia mínima de seguridad sanitaria de dos metros y mientras se prolongue la situación de crisis sanitaria por la COVID-19. Así lo establece la Orden SND/422/2020, publicada hoy en el BOE. Aunque las más recomendables son las higiénicas y quirúrgicas, podrá utilizarse cualquier otro elemento de protección que tape la nariz y la boca.

También es aconsejable que se cubra con ellas a la población infantil con edades comprendidas entre los 3 y los 5 años.

Únicamente estarán exentas de esta obligación quienes tengan alguna afección respiratoria que pudiera verse agravada por la mascarilla o aquellas personas en las que esté contraindicado su uso por motivos de salud, dependencia o discapacidad debidamente acreditados.

Los protectores buconasales permiten bloquear la transmisión de la enfermedad al bloquear las gotas de saliva –principal elemento de contagio- y es necesario combinar su uso con el mantenimiento de las otras medidas higiénicas eficaces para evitar la propagación del coronavirus, como son el lavado de manos y el mantenimiento de la distancia interpersonal.

LO QUE HAY QUE TENER EN CUENTA ANTES DE COMPRAR UNA MASCARILLA