mar, 22 sep 2020 06:57:00
La Piscina Municipal Valdesanchuela ha abierto sus puertas para uso deportivo con unas instalaciones remodeladas y medidas anti COVID-19. Las obras en las que se han invertido 67.372,79 euros, han supuesto la reforma integral de vestuarios, duchas y aseos, la creación de una zona multiusos, colocación de vinilos en cristales para matizar la luz solar, nuevas luminarias y mejoras en el gimnasio. Un aforo limitado, accesos controlados y la venta de entradas solo por Internet son algunas medidas que regirán en este recinto deportivo para evitar la propagación del coronavirus entre personal y usuarios.
En la demolición de la totalidad de los vestuarios y aseos de socorristas y monitores que se encontraban muy deteriorados y la posterior instalación de toda la red de agua fría y caliente, sanitarios además de la creación de un falso techo donde se han colocado nuevas luminarias de led en todas estas dependencias, se han invertido 47.954 euros, un 71% del total del presupuesto. Es la tercera fase de las obras de remodelación de vestuarios y duchas tras las actuaciones llevadas a cabo con anterioridad en los masculinos y femeninos.
 
También a cargo de una empresa externa, y con un presupuesto de 2.891 euros, se han sustituido los vidrios deteriorados en escaleras y oficinas y se ha colocado una nueva puerta de vidrio templado mate que da acceso a la nueva zona de usos múltiples.
 
Con personal propio de Gesvival se ha colocado un zócalo de madera en la zona de musculación del gimnasio que evitará el deterioro de los paramentos y se han sustituido un total de 14 puertas especiales resistentes al agua y a ambientes húmedos en todos los vestuarios, en las que se han invertido 7.291euros.
 
Las medidas anti COVID-19 suponen limitar el aforo a 16 bañistas por hora y accesos controlados en grupos de ocho personas cada media hora. Cada bañista podrá estar un máximo de una hora y habrá dos usuarios por calle.
 
Las entradas se adquieren únicamente por Internet y en la misma página página web (Giglon) deberán hacer la reserva quienes tengan bono o carné familiar. Las duchas de los vestuarios permanecerán cerradas.