$htmlUtil.escape($Titulo.getData())
El Hospital Universitario Infanta Elena dio de alta de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) al último paciente de coronavirus que permaneció ingresado en este servicio 67 días. Víctor, de 58 años, fue trasladado el pasado lunes a Hospitalización donde terminará su recuperación. Con el alta de este paciente, de momento la UCI del hospital valdemoreño no tiene ingresados enfermos de covid-19, tras haber atendido a 57.

Desde que el 1 de marzo el centro sanitario registrara el primer paciente afectado por este nuevo virus, la UCI del HUIE ha atendido a un total de 57 pacientes críticos con coronavirus, con un promedio de estancia de 18 días y una media de edad de 63 años.
Para llevar a cabo esta labor, además de reorganizar el trabajo, el centro sanitario tuvo que adquirir equipos, reforzar personal y adaptarse a los nuevos protocolos. El servicio  de cuidados intensivos ya en la primera semana de la crisis covid-19 tuvo que pasar de las 8 camas iniciales a un total de 29 -todas ellas dotadas de respiradores y monitores- mediante la incorporación de un puesto definitivo más en la UCI convencional y la creación de dos nuevas UCIs: una con 16 puestos en el área de Reanimación Postquirúrgica para pacientes covid positivos, y otra con cuatro puestos en el área de Preparación Quirúrgica para pacientes covid negativos.
La doctora Mª Carmen García Torrejón, jefa de la UCI y del Servicio de Medicina Intensiva del HUIE, califica estas semanas de "muy duras para pacientes y familiares, y también para el servicio". En este sentido, señala que la pandemia les obligó "a cambiar de forma de trabajar y a reaccionar con anticipación, coordinación, flexibilidad y rapidez".

TRABAJO EN EQUIPO, ASISTENCIA MÁS HUMANA
Para la responsable de la Unidad de Cuidados Intensivos, "la profesionalidad, compromiso y actitud del personal de la UCI, la colaboración con otros servicios del hospital y la aportación de medios materiales y humanos han sido decisivos para abordar esta situación de magnitudes inéditas. Hemos podido hacer un gran trabajo de equipo y, gracias a ello, salvar vidas".
La salida del último paciente con covid de la UCI del Hospital Universitario Infanta Elena marca un punto de inflexión en la batalla contra la enfermedad y , en palabras de la doctora García,  "supone un orgullo y una recompensa al esfuerzo realizado por los equipos de intensivos y de anestesia y trae de la mano una importante lección de esta enfermedad: que siendo equipo somos más humanos".

PREPARADOS ANTE LA POSIBILIDAD DE CUALQUIER REPUNTE
García Torrejón señala que "tras el paulatino proceso de desescalada, actualmente, hemos podido volver a la situación de partida; no obstante -concluye-, hemos creado un almacén específico donde hemos guardado todo el mobiliario y equipamiento, y estamos preparados para volver a ampliar el servicio de forma inmediata hasta las citadas 29 camas ante la posibilidad de cualquier repunte del virus".