El Hospital, preparado para recibir a sus pacientes con la mayor seguridad

El Hospital Universitario Infanta Elena de Valdemoro, uno de los primeros que se enfrentó a la crisis sanitaria, ha diseñado y puesto en práctica medidas, protocolos y procedimientos para atender a todos los pacientes en las mayores condiciones de seguridad, sean o no afectados de COVID-19. La vuelta a la nueva normalidad ha empezado por la recuperación de los espacios y áreas puestos a disposición de pacientes de coronavirus durante el pico de la crisis, el establecimiento de estrictas medidas de seguridad, protección, higiene y distancia social establecidas por las autoridades sanitarias y la intensificación de estrategias y servicios no presenciales.
Fecha: 18 de Mayo de 2020

Asimismo, ha anunciado la puesta en marcha de estrictos protocolos para la atención segura de los pacientes positivos de COVID-19 y de aquellos afectados por otras patologías y problemas de salud, tanto en los servicios de Urgencias, Consultas Externas y bloque quirúrgico, como en Hospitalización, donde existen espacios y plantas totalmente diferenciadas para los dos grupos de pacientes.

El establecimiento de estos denominados espacios limpios, sumado a las medidas de seguridad, protección, higiene y distancia social, tales como el uso obligatorio de mascarillas y la realización de higiene de manos, la recomendación de acudir al hospital sin acompañante para la realización de pruebas diagnósticas o asistencia a consultas, siempre que sea posible, o el ruego de ajustar al máximo la llegada al mismo a la hora de la cita para reducir en lo posible el tiempo de estancia en el centro, están permitiendo ya cuidar la salud de ambos tipos de pacientes con garantías de seguridad y eficacia.

La digitalización ha sido fundamental para optimizar la atención, al igual que la intensificación de estrategias y servicios asistenciales no presenciales a las que se están sumando nuevas iniciativas que han permitido minimizar la exposición y el contagio de pacientes y profesionales, dar respuesta a la necesidad de seguimiento clínico sobre todo de los pacientes crónicos, y ayudar incluso al seguimiento en domicilio tras el alta de los pacientes de coronavirus.

Imágenes