DE VUELTA A LAS AULAS: 1880-1965

El documento más antiguo correspondiente a la enseñanza en el municipio de Valdemoro se remonta a 1572 y refiere el pago del salario del maestro de niños, Agustín Pérez, estipulado en 4.000 reales anuales, a cargo del presupuesto anual de gastos del concejo. Desde entonces se conservan diferentes testimonios escritos generados por la gestión municipal en materia educativa que permiten trazar un panorama bastante aproximado de cómo han ido evolucionando las escuelas, alumnado y personal docente en el municipio.

A la contabilidad de los colegios, inventarios de efectos, memorias anuales de maestros, programas de instrucción, programas de exámenes y registros de niños y niñas, entre otros tipos documentales, se ha ido añadiendo una interesante colección fotográfica que, sin duda alguna, enriquece la visión de la población escolar entre 1880 y los años 70 del pasado siglo XX. Donaciones particulares y de instituciones como el colegio Marqués de Vallejo o el de guardias jóvenes Duque de Ahumada muestran las materias impartidas en sus dependencias. Los alumnos y alumnas de las Hijas de la Caridad, en las primeras décadas del siglo XX, el grupo de adolescentes que recibían lecciones particulares del maestro don Primitivo, las clases de gimnasia en el antiguo Grupo Escolar Cristo de la Salud o los retratos de escolares que, año tras año, inmortalizaba un fotógrafo profesional con el fondo del mapa de España y el globo terráqueo son imágenes que evocan un pasado donde se fueron cimentando las raíces educativas que acompañarían durante toda la vida a los que en ellas aparecen. Seguramente para todos ellos rememoran una época que quedó marcada de modo indeleble en sus vidas porque la escuela representaba uno de los primeros contactos con el mundo exterior, fuera del cobijo familiar. Quizá también muchos encontraran en ella a sus primeros amigos y algunos de ellos les habrán acompañado durante buena parte de su existencia posterior.